5 claves para fidelizar a los clientes de mi negocio

5 claves para fidelizar a los clientes de mi negocio

Hola mundo! en el último post, os dimos las claves para diferenciar tu peluqueria de la competencia. Una de las claves, era la captación de clientes nuevos, pero no hay que olvidar a los clientes habituales de nuestro salón. Por eso, en el post de hoy os daremos 5 claves para fidelizar a los clientes de mi negocio.

Vamos a hablar de cómo mejorar la atención al cliente de tu peluqueria, ya que tu formación y experiencia en peluqueria es muy importante, pero también lo es que tengas especial atención a tu cliente, que lo mimes, y que tengas una serie de puntos en cuenta a la hora de tratar con el.

5 claves para fidelizar a los clientes de mi negocio

Comenzamos!

  • El objetivo principal es la satisfacción del cliente: En peluqueria, además de cambiar la imagen de nuestro cliente, cambiamos estados de ánimo, y la satisfacción es uno de ellos. Nuestro cliente, desde el momento que entra por la puerta, lleva unas expectativas, y si no se cumplen esas expectativas su estado de ánimo caerá.

Sus preguntas serán: ¿qué productos de peluquería usara? ¿usará secador o plancha profesional? ¿tendré que esperar mucho para ser atendido? ¿me gustará el corte de pelo? ¿Y el peinado?,…

Sino se cumplen todas esas expectativas, el cliente experimentará un estado de insatisfacción, y por tanto, lo más lógico es que no vuelva a tu salón. De lo contrario, si superas sus expectativas, ese cliente quedará de lo más satisfecho, y tendrás a un cliente fiel.

Ahora, tal vez, seas tú (peluquero) el que se pregunte: y ¿cómo se yo si mi cliente queda satisfecho? ¡Comunicación! Tu trabajo no es solo peinarle y que se vaya, tu trabajo es saber si le ha gustado o si cuando llega a casa se siente cómoda con ese peinado, o si usa algún producto para ello. No tengas miedo a preguntar, y conoce a tu cliente.

  • Cuida tu estado de ánimo. Todos tenemos un mal día, pero no tiene que afectarte. En el momento que abres tu peluqueria, todo debe ser armonía, y positividad. Nada de vibraciones negativas, eso no lo debe de notar tu cliente.

Ten gusto y motivación por el servicio que vas a ofrecer. Debes de ser cortés y amable, y por supuesto, tratar a tu cliente con la máxima educación. Ten una actitud positiva, y entiende a tu cliente.

  • Comunicación y más comunicación. Como comentamos en el primer punto, usa la comunicación para conocer a tu cliente. Otra comunicación que debemos de cuidar, es la “no verbal”. Nos comunicamos de muchas formas con nuestro cliente. La forma en la que nos movemos, miramos o incluso el tono de voz, es una forma de comunicación con el cliente.

Algunos de los consejos que te damos para que cuides esa comunicación “no verbal” son, por ejemplo: mirar siempre a la persona con la que estás hablando, aunque sea a través del espejo, y mantener siempre una sonrisa amable.

Pon atención a la conversación que estés manteniendo, no te distraigas y evita interrumpir al cliente.

A la hora de obtener información, es mucho más útil utilizar preguntas abiertas, y no las que se respondan con un “sí” o “no”.

  • Sé cuidadoso con tu imagen personal. El aspecto de tu salón es importante, pero tu aspecto personal es aún más. Sé cuidadoso y limpio.

Me gusta poner un claro ejemplo: ¿Os gustaría ir a un buen restaurante, y que os sienten en una mesa con el mantel sucio, lleno de migajas de pan, y la mesa sin ordenar? Eso mismo les sucede a vuestros clientes. Imagínate que entran a vuestro salón, y os encuentran con un cabello descuidado, o la ropa manchada de tinte,… ¿qué imagen crees que se llevarán de ti? “No olvides que tú mismo eres el escaparate“.

  • Convierte las quejas u objeciones de tus clientes en oportunidades. ¿Tienes claro qué es una objeción? La objeción es una muestra de interés real sobre un producto o servicio que estás ofreciendo, pero que por algún motivo impide que se cierre el acuerdo con el cliente. Puede ser falta de información, desconocimiento del producto,…

Si te dan una queja, alégrate! estas de enhorabuena aunque no lo creas, ya que la mayoría de las personas prefieren no quejarse y lo solucionan con no volver más por el negocio.

Una queja, realmente es una oportunidad que te están dando para mejorar dicho error y no volver a repetirlo jamás. Un gran porcentaje de clientes vuelve al lugar donde le resolvieron una queja.

Y hasta aquí, las 5 claves para fidelizar a los clientes de mi negocio

Si te ha gustado o te ha parecido interesante nuestro post, te animamos a que nos dejes un comentario o compartas en tu red social favorita.

¿Nos sigues en redes sociales? Si merecemos un “me gusta” aquí te dejamos nuestra fanpage de Facebook. 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.